Hasta luego Seño Mari Carmen

La fiesta de María Auxiliadora es uno de los días más grandes para los que nos sentimos salesianos. Y qué mejor día para rendirle un homenaje a una gran maestra con gran corazón salesiano, como es la señorita Mari Carmen Guerrero, que tras más de 40 años de servicio y entrega, se jubila. Querida por todos los niños y niñas además de apreciada por todos los que pertenecemos a esta casa salesiana de Utrera, Mari Carmen es un ejemplo de profesionalidad, un espejo donde mirarnos el profesorado que hemos estado a su lado estos años, ejemplo de salesianidad, ha sabido transmitir a los jóvenes el carisma que Don Bosco nos lego a los educadores salesianos y salesianas. Gracias por todos estos años de trabajo, esfuerzo y sobre todo gracias por todos estos años en los que nos hemos sentido acompañado por tu persona. Formas ya parte de la historia de esta casa, de tu casa, de tu cole.