Domisal 2021 «reconstruyendo vidas»

Como todos los años la comunidad salesiana, celebramos la semana del DOMISAL, que finaliza con el domingo misionero Salesianos. Un proyecto solidario misionero en el que tratamos de colaborar y ayudar en las zonas del mundo que más lo necesitan y a las personas que más lo necesitan. Este proyecto de salesianas y salesianos tiene su extensión en nuestras escuelas, donde a través de nuestros niños y niñas y su concienciación fomentamos la colaboración hacia los más desfavorecidos. Este año, tratamos de acercar a nuestros niños y niñas a la India.

En esta ocasión, toda la ayuda será destinadas para los 150 pequeños agricultores/as de la aldea de Kanakakkunnu, en el distrito de Idukki, del estado de Kerala (India), para reconstruir sus granjas y mejorar sus medios de vida que perdieron en las graves inundaciones de 2018. Con la mejora de la producción agrícola, se conseguirá la mejora de las condiciones de vida de las familias de esta población.

Kanakakkunnu es una aldea agraria. El distrito es famoso por sus cultivos comerciales como la pimienta, el cardamomo, el café, el té, el coco, el caucho, etc. También se cultivan cultivos a corto plazo como plátano, tapioca y vegetales. Lamentablemente, las inundaciones y deslizamientos de tierra en 2018-19 afectaron gravemente a las familias de este entorno. Los deslizamientos de tierra acabaron con los cultivos y con la cubierta vegetal. Los campos acabaron cubiertos de arena y escombros. Una gran superficie de suelo ha perdido su fertilidad y no es cultivable.

El cartel de este año es el siguiente:

 

Con el siguiente póster nos acercarnos directamente al proyecto solidario de este curso, el cual nos transporta a la India.

 

  • Ante la realidad que nos concierne las manos han recobrado un especial cuidado, limpieza e importancia en nuestra vida. Las manos nos permiten establecer contacto con las personas, con los objetos, nos permiten comunicar y expresar emociones, nos ayudan a sentir y a crear cosas maravillosas.

 

  • Las manos, las semillas y las flores son los elementos principales de este póster, y es con ellos con los que he querido evocar la esencia del proyecto.

 

RECONSTRUYENDO VIDAS, RECONSTRUYENDO GRANJAS.

 

Siguiendo el sentido de las agujas del reloj, encontramos las manos de edades diferentes, que nos recuerdan el enorme regalo de la VIDA que Dios nos hace cada dia. Debemos mimarlo y respetarlo.

 

Ditinguimos tres parejas de manos:

 

 

Manos de niño, que abrazan y que transmiten el amor de Dios, que nos crea iguales a imagen y semejanza sea cual sea nuestro origen y cultura.

Manos de adulto, que pone sus dones al servicio de aquellos que más lo necesitan de manera incondicional. Son así símbolo de entrega y compromiso de vida.

Manos de anciano , las cuales portan unas semillas de mostaza. Toda una vida sembrando, siendo experiencia compartida con los demás.

 

Las semillas de mostaza, como encontramos en la parábola, (Mr. 4.30-32; Lc. 13.18-19), tratan de simbolizar la grandeza que puede tener cada uno de nuestros pequeños gestos a lo largo de la campaña.

Por último tenemos la presencia de la naturaleza viva, que nos envuelve en todas                nuestras culturas y especialmente en la India.

El cartel nos invita y motiva ante la necesidad del cuidado y respeto de la      creación, como podemos leer en la encíclica Laudato sí de nuestro santo padre,       que de la misma forma encontramos en nuestro lema del curso

“ Cuida la vida ponle corazón”.

  • Por último la tipologia textual y la gama cromática denotan un carácter fresco y vivo. No solo intenta llevarnos a la cultura india , sino que también provoca la idea de reconstrucción desde el amor, la solidaridad desde cualquiera de las presencias salesianas.